Los aretes o también llamados pendientes, son un accesorio imprescindible en el vestuario de mujeres y hombres. En estos días pueden ser colocados en distintos lugares de la cara además de las orejas: cejas, nariz, boca, lengua, o también en el cuerpo: ombligo, pezones, genitales. Estos aretes son llamados piercings y en realidad no son tan nuevos como se cree.

Los arqueólogos especializados han encontrado esculturas que datan de la Edad de Bronce en las que se puede observar aretes nasales que atraviesan el cartílago nasal. Más tarde podemos observar aretes y pendientes en los relieves asirios, y de pueblos antiguos como los egipcios, asirios, fenicios, etruscos, celtas e iberos.

Hay culturas que usan el arete como uso medicinal o como amuleto, pero la mayoría de los pueblos se usaron como demostración de status social, poder, y hasta religión. Durante mucho tiempo fueron los más confiables indicadores de estatus social en la comunidad, así como de educación y religión. Con el paso de los siglos se convirtieron en una de las joyas más elaboradas en todas las culturas, y se manufacturaron con materiales como oro y plata, e incrustaciones con piedras preciosas como diamantes, esmeraldas, rubíes, etc.         

Tipos de aretes en la oreja:

  • Cartílago
  • Industrial
  • Torre
  • Daith5
  • Tragus
  • Cómodo
  • Caracol
  • Anti-Tragus
  • Lóbulo